El jinete de bronce, de PAULLINA SIMONS

Impresionante… No existe otra palabra para definir el libro. 800 páginas en dos días, 800 lágrimas en dos días, 800 angustias en dos días, 800 emociones contradictorias en dos días… Me quito el sombrero ante Paullina Simons…

Martin A. La Regina

Alexandr es teniente del Ejército Rojo, aunque es norteamericano, lleva ya unos años viviendo en Rusia y adoptó un apellido ruso junto a su familia, la cual murió hace tiempo. Tiene veintidós años, es moreno, de ojos marrones muy claros. De servicio, conoce a Tatiana en Leningrado el 22 de junio de 1941, el día que la Alemania Nazi invade la Unión Soviética. Tatiana es una niña adorable, tiene diecisiete años, su pelo es rubio casi platino, su cuerpo está repleto de pecas y sus ojos son los más verdes que ha visto nunca el joven soldado. Se enamora de la muchacha nada más verla. Ella espera el autobús después de hacer la compra mientras se come su helado favorito y siente desfallecer cuando lo descubre en la acera de enfrente, observándola. Tan atractivo, tan alto… Él la acompaña a su casa y a partir de ahí, cada día, él va a buscarla al trabajo, pasean, se hacen amigos y, sobre todo, va creciendo entre ellos un amor puro, verdadero y casto, muy casto…

Tatiana vive en un apartamento diminuto con sus dos hermanos mayores y sus padres. Ella sola se encarga de la casa, de recoger las raciones de comida para toda su familia cuando estalla la guerra, de cocinar y de servir a todos, es la “última” y curiosamente lo hace con agrado. Es cuando sale de trabajar el mejor momento del día: cuando puede disfrutar unos minutos con Alexandr. Sin embargo, una tarde, su hermana Dasha le presenta a su novio, del cual está muy enamorada. Cuando Tatiana descubre quién es él, su mundo se desmorona y la tristeza la engulle devorándola poco a poco… Y todo se rompe, las ilusiones, un posible amor…

Es Alexandr, quien, acompañado por su amigo Dimitri, un hombre muy ambicioso que codicia todo lo que posee el teniente y a quien chantajea por un favor misterioso del pasado, comienza a frecuentar la casa de Dasha. El teniende, que por méritos en combate asciende a comandante y obtiene medallas de honor, ayuda a la familia con dinero y con comida. La situación en Leningrado se hace insostenible hasta el punto de no poder salir de allí.

Él quiere a Tatiana y se lo intenta hacer saber, al igual que terminar su relación con Dasha para así poder estar con su dulce Tatia, como él la llama. Pero la muchacha se encuentra entre la espada y la pared: el amor de su vida (a quien ni siquiera ha besado pero por quien su corazón se detiene y grita) y su hermana… Y prefiere ser infeliz ella a que lo sea Dasha.

Mientras tanto, la autora nos envuelve en la guerra. Hay momentos en los que yo misma sentía que pasaba hambre, que me dolía el estómago… Es impresionante la manera en la que describe la guerra. Poco a poco van muriendo los miembros de la familia de Tatiana, los vecinos a quien la joven ayuda aunque ella se quede sin comida, aunque ella no pueda ni andar por la falta de alimentos… hasta el punto de quedar únicamente las dos hermanas. Alexandr y Dimitri van siempre a verlas cuando están de permiso, sin saber si volverán otra vez por si la guerra los atrapa a ambos soldados. El amigo del teniente percibe los sentimientos de Alexandr hacia Tatiana e intenta conquistarla, pero sin éxito. Es aquí cuando el teniente y Tatia, sin poder soportarlo más, se ven en secreto y deciden decirse “adiós”, que él se centre en Dasha, que él ignore a Tatiana para que Dimitri la deje en paz. Y Alexandr se compromete con Dasha.

Es una historia de amor muy complicada… Dos hermanas enamoradas del mismo hombre durante la Segunda Guerra Mundial… Tatiana es una joven cuya fortaleza me ha arrancado lágrimas. Alexandr es un joven cuyo corazón ha explotado el mío. Y su historia, con la guerra de por medio, sin saber nunca si van a volver a encontrarse, sin poder rozarse porque harían daño a Dasha, amándose en sus sueños porque solo pueden soñar, ocultando sus verdaderos sentimientos para no ser descubiertos… Ellos luchan sin cesar, él en el frente, ella en permanecer viva, solo porque se aman, porque juran mantenerse vivos el uno por el otro. Y él siempre protegiéndola, siempre velando por su seguridad… Consigue al fin que Dasha y ella huyan de Leningrado para asentarse en Lazarevo, una ciudad sin bombas, tranquila y segura. Tatiana y él se despiden para siempre… Y Dasha muere antes de llegar a Lazarevo, pero Tatia no puede ponerse en contacto con el comandante… La culpabilidad, la tristeza, la corroen por dentro. Y aún así, no sueña con otra cosa que en volver a verlo, pero, ¿seguirá Alexander con vida? ¿Será tan fuerte el amor como para permitirles experimentarlo mientras los nazis invaden y masacran todo a su paso?

Me ha dejado sin palabras. Desde la primera línea ya sientes la rabia, la impotencia, el hambre, la sed… tanto del amor como de la guerra. Cualquier emoción que se te pueda ocurrir y alguna más que no creías que un libro te pudiera crear.

La documentación recogida por la autora, que, además, el libro está basado en la historia de sus abuelos y de algunos amigos suyos que vivieron la Segunda Guerra Mundial en la Unión Soviética, es perfecta. La historia está tan bien detallada que te sientes parte de Leningrado. Las descripciones son tan reales… De verdad, léelo, te dejará con ganas de más…

El jinete de bronce, el primero de la trilogía, y que además se espera la película en la gran pantalla para el próximo año, me ha dejado muda y con el corazón latiendo enfebrecido. Tatiana y Alexandr son sencillamente maravillosos. Y los amas, odias los obstáculos que los enredan y que los prohíben estar juntos… Es que apenas hay cuatro besos en las ochocientas páginas y he sentido desfallecer por ellos…

Un amor poderoso capaz de atravesar el tiempo y el espacio. Un amor puro y tan fuerte que te aprisiona, que cuando cierras la tapa las lágrimas han brotado de tus ojos sin remedio y sin haberte dado cuenta.

Y, sobre todo, un libro abierto… Y yo dispuesta a comenzar la segunda parte, ¿qué me dices?, ¿me acompañas en esta aventura?

Anuncios

Un pensamiento en “El jinete de bronce, de PAULLINA SIMONS

  1. Pingback: Reseña: El jinete de bronce | El códice de Sofía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s