Inconsciente, de S.C. STEPHENS

Frustrante. Esta novela romántica es frustrante, adictiva y muy recomendable, pero solo para aquellos corazones que exploten con una historia intensa y cargada de traición, amistad, amor, confianza, inseguridad, miedo, pasión, erotismo… Lo tiene todo, queridos.

Las historias que me atrapan tanto como Inconsciente, consiguen que esté varios días pensando en ellas, suspirando y buscando entre líneas, como bien me conocéis. Así es el primer libro de la nueva trilogía de S.C. Stephen. Lo descubrí gracias a que leí la sinopsis de Imprevisible, cuando subí la ficha al blog, la segunda novela, y me atrapó el argumento. Debo reconocer que soy una fanática de las sagas, ya sea de las historias de amor de un grupo de amigos, de hermanos o de una misma pareja en varios libros, ya sea de Highlanders, en Londres en el siglo XIX o de romance actual, como Inconsciente.

inconsciente

Kiera y Denny son una pareja que emprende un viaje desde Ohio a Seattle para vivir juntos, gracias a que Denny ha conseguido un trabajo de becario en una empresa importante. Llevan dos años juntos y son inseparables, tanto que Kiera solicita una beca para la universidad de Seattle, pues aún no ha terminado la carrera, y se la conceden. Ambos se separan de sus familias e inician un nuevo capítulo en sus vidas, sin saber el inesperado giro que darán…

Allí se hospedarán de alquiler en el apartamento de un amigo de Denny, Kellan, vocalista, compositor y guitarrista de un grupo de rock, los D-Bags, que tocan por toda la ciudad y cuyo bar por excelencia, donde ensayan y llevan a cabo la mayoría de sus pequeños conciertos, es el Pete’s.

Denny lo tiene todo: es muy guapo, posee un cuerpo magnífico, es surfero, su mente es brillante y adora a Kiera. Es amoroso, protector, amable, paciente, tierno, dulce y el mejor amigo de su novia. Se desvive por ella, es el hombre perfecto. Denny es seguridad y estabilidad. ¿No os da la sensación de que le falta algo?

Desde el principio, pues el libro comienza con el viaje en coche a Seattle, Kiera necesita a Denny. Lo quiere muchísimo, no puede vivir sin él. Es más dependencia que amor, en mi opinión, aunque esto lo comprendí casi a mitad del libro. Kiera es una buena chica, de unos veintipocos años, que enseguida encuentra trabajo como camarera en el Pete’s. Le quedan dos meses para empezar las clases en la universidad y piensa aprovechar al máximo ese tiempo para estar con Denny y aclimatarse ambos a la nueva ciudad, a su nueva vida.

Pero, pero, pero… En cuanto Kiera y Kellan se conocen, surge entre ellos una atracción imposible de obviar. No obstante, se tratan con respeto y poco a poco se van convirtiendo en amigos, amigos… especiales.

Seamos sinceros, durante toda la novela sientes esa tensión que los une, es indescriptible y la escritora lo plasma de un modo tan sensual que te hechiza. Y Kellan es impresionante, pues a Kiera se le acelera el corazón en cuanto lo ve por primera vez, en el Pete’s cantando, en mitad de una actuación. En cuanto a su carácter, Kellan es muy reservado, siempre observa con ojos risueños y demuestra que su pasión es la música. No le falta mujer que llevarse a la cama, pero desde que conoce a Kiera, no toca a ninguna. Denny es su amigo del alma, pues conoce el oscuro secreto que ha convertido a Kellan en un hombre con un caparazón indestructible.

Muy pronto, Denny acepta un trabajo que le ofrece su jefe en otra ciudad durante dos meses, sin consultar a Kiera. Esto provoca que ella se quede confusa y sola, pues no puede dejar el trabajo del bar porque acaba de empezar, ni tampoco puede mudarse con Denny porque tiene la beca en la universidad. Kiera se siente dolida, pero le desea suerte y, nerviosa, reza para que esos dos meses pasen pronto.

En ese tiempo, Kellan cuidará de ella, la protegerá, la acompañará a cualquier lugar, se la llevará de marcha, estará pendiente de ella, no la dejará un solo instante, y se abrirá a Kiera como nunca antes se ha abierto a nadie. Y Kiera se sentirá querida por una nueva familia: los D-Bags y sus nuevas amigas del Pete’s.

Sin embargo, todo se complica una noche, tras una fuerte discusión por teléfono entre Denny y Kiera y la relación entre ella y Kellan cambiará por completo… La traición devorará a ambos, la culpabilidad se adueñará de los dos. Lo que Kellan y Kiera luchaban por que no ocurriera, estallará de la forma más intensa que los colocará en un punto sin retorno, la historia se enredará y los actos traerán consecuencias…

¿Qué ocurrirá cuando regrese Denny?

En ocasiones me he enfurecido con Kiera, con Kellan y con Denny, por eso he comentado al principio que es frustrante.

Con Kiera por ser tan inmadura, por no querer afrontar la realidad ni sus sentimientos, por no ser valiente, aunque reconozco que si yo estuviera en su lugar me costaría muchísimo tomar la decisión correcta. Pero, es que en el amor hay que arriesgarse, vencerás o perderás, si no te arriesgas nunca lo sabrás. ¿Prefieres la estabilidad con cariño a una pasión extraordinaria llena de amor? Ella no es así. Tampoco quiere dañar a Denny… Ni desea experimentar y vivir su propia vida por el pavor a salir de la estabilidad… Se conforma y sin querer hace daño… Este enfado hacia el personaje de Kiera pronto me hizo recapacitar como lectora, pues gracias a la autora comprendes los miedos y las inseguridades de la protagonista. ¿Quién no se sentiría así siendo ella? No obstante, no estoy de acuerdo con las decisiones de Kiera, pero, repito, la comprendo.

Con Denny porque su amor por Kiera le ciega, literalmente hablando. Aunque no es nada fácil su papel en la historia. Y la confianza en una pareja puede llegar a ser tan fina que hay que trabajarla, por supuesto si el amor es correspondido. Yo no querría ser nunca Denny, nadie, en mi opinión… Es la pieza clave y frágil de la novela, la que te replantea cosas en tu propia vida y la que te incita a la desconfianza y también a querer abrazarlo y consolarlo, incluso a besarlo.

Con Kellan… Os lo dejo a vosotros, porque es el mejor personaje de la obra. Su carácter, su doloroso y oscuro pasado marcado en el presente, su corazón dividido entre su amigo del alma y la mujer que ama… Es sencillo, humilde, detallista, risueño, cariñoso, leal, honesto… Y su música… ¡Oh, su música! Kellan es un verdadero compositor, su música está grabada a fuego en su alma…

¿Denny o Kellan? Me gusta mucho Denny, no os voy a engañar, pero me encanta Kellan… ¿Cuál será la elección final?

No os destripo más.

Es una historia que te apresa desde el principio. Quizá sea el típico triángulo amoroso, pero la autora ha logrado que suspire por la novela, que no me aburra, que consiga leérmela en menos de dos días y que pelee con los personajes, que los comprenda, que incluso llore, que sienta las emociones. Y el erotismo, el amor puro y completo y la tensión sexual provocaron que mi corazón se desbordase con impaciencia, con nerviosismo, con placer y con muchísimo amor. Necesité más de “un minuto”…

El segundo libro de la trilogía, Imprevisible, vibra en mis manos y se ofrece encantado a que devore sus páginas, ¿y vosotros, me acompañáis en este camino? No os arrepentiréis…

Tormento y pasión, una mezcla abrumadora…

Anuncios

Un pensamiento en “Inconsciente, de S.C. STEPHENS

  1. Pingback: Reseña: Inconsciente | El códice de Sofía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s