Nunca te enamores de tu enemigo, de MAYA BANKS

Nunca te enamores de tu enemigo es la tercera y última entrega de la serie “Los Hermanos McCabe“, género romántico histórico ambientado en Escocia. Tres libros de highlanders que os harán temblar de excitación, de diversión y de un profundo amor…

nunca te enamores de tu enemigo

Nunca te enamores de tu enemigo narra la historia del pequeño de los McCabe, Caelen, el más frío y el más atormentado de los tres. Es un gran guerrero con un único objetivo: hacer cualquier cosa por su clan, lo que significa casarse con Rionna, la hija del laird de los McDonald.

Lleva bajo sus hombros una pesada y punzante carga desde hace ocho años. Cometió el terrible error de enamorarse de una prima de Duncan Cameron, el cual utilizó ese descuido por parte de Caelen para atacar el clan McCabe y matar la laird, el padre del protagonista. Desde entonces, la desconfianza hacia las mujeres y la culpabilidad recorren cada vena de su musculoso y poderoso cuerpo. Para el pequeño de los McCabe el amor es distracción y debilidad, por lo que se niega en rotundo a equivocarse otra vez en abrir su corazón, rodeado de una gruesa capa de hielo. Jamás amará, se entregará o se fiará de ninguna.

Sin embargo, en el primer libro, se queda prendado de Rionna nada más conocerla, la prometida de su hermano mayor, Ewan. Desecha cualquier emoción hasta que Ewan conoce a Mairin y se casa con ella, rechazando a Rionna. El siguiente hermano en edad es Alaric, el segundo de los McCabe que se promete con Rionna, en el segundo libro, pero Alaric conoce a Keeley y se casa con ella, quedando Rionna nuevamente plantada.

Por fin y como dicen que a la tercera va la vencida, le toca el turno a Caelen, que se ofrece de inmediato en desposarse con la hija del laird McDonald, una belleza que lo desequilibra y lo tienta. Corre el riesgo de resquebrajarse.

Rionna es una mujer acostumbrada a defenderse. En cuanto su padre le puso una mano encima, decidió aprender el arte de la espada, y es mejor que muchos hombres. Viste como ellos, se comporta a veces como ellos, aunque en el fondo sea la más fémina entre todas las mujeres. Es valiente, honesta, entregada y leal a los suyos. Para consternación de ella, se casa con Caelen McCabe, un hombre autoritario que pretende cambiarla y convertirla en una sumisa esposa, un hombre del que se enamorará sin pretenderlo ni quererlo, gracias al cual conocerá el verdadero significado de la pasión.

Tras la boda, Caelen se convierte en el nuevo laird del clan McDonald. Se aliará, por tanto, con su hermano Ewan para acabar con Cameron, una batalla que tarde o temprano estallará y que se lleva fraguando desde la primera novela. No obstante, llegar a unas nuevas tierras ya pobladas y ejercer su mandato será una tarea ardua y complicada debido al persistente objetivo que tiene en cambiar de actitud a quien ha liderado a los McDonald hasta el momento: Rionna, pues el padre de la muchacha ha sido un petimetre inservible. Esto lo conducirá a un continuo estado en demostrar a los desconfiados hombres de su nuevo clan lo que vale. Más de una vez deberá utilizar los puños, en todas acabará vencedor, porque Caelen es el mejor, aunque no por ello todos le prometerán lealtad.

Una lucha de voluntades se desatará entre la pareja, mientras que entre las sábanas Caelen es el más tierno, candente y cariñoso de los hombres, cuando ambos se cruzan afuera de los aposentos se convierte en el más terco y tirano de los maridos.

Un día, Rionna sufre un accidente que la deja apagada. Recibe una fuerte paliza. Como no llevaba su espada consigo, pues Caelen le había prohibido utilizarla de nuevo, no pudo defenderse. Durante los días que ella permanece reposando en el castillo, curándose de las graves heridas externas e internas que le causa el incidente, nuestro protagonista se dará cuenta del error que estaba cometiendo en querer cambiar a su esposa, en querer convertirla en una persona que no es y en lo que ha estado a punto de ocurrir por su culpa: perderla.

El miedo se apodera de él, lo ciega, por lo que decide dejarla ser ella misma y se sorprende, se sorprende y se asusta de lo mucho que le gusta aquella mujer. Se equivocó desde el principio, después de todo, ¿no fue su personalidad tan diferente, además de su belleza, lo que provocó que se prendara de la muchacha?

Es entonces cuando Rionna, ya enamorada de su esposo, se promete a sí misma obtener su corazón. ¿El hielo no se derrite con el calor? La muchacha utilizará la llamarada de pasión que comparten, irresistible e indescriptible para ambos, para fundir el gélido caparazón que cubre el alma de Caelen. Pero, ¿será suficiente?, ¿logrará conquistarlo?

Me enamoré de Caelen desde la primera entrega de la serie. Es el que más me ha gustado, quizá porque me encantan los personajes masculinos fríos, que esconden sus emociones de cara a los demás, y que luego resultan ser los más apasionados en la intimidad, los que más se arriesgan, los que luchan con mayor entrega y corazón. Ninguno de los tres hermanos me ha llenado tanto como él. La escritora sabe cómo introducirte en su corazón atormentado, pues desde el primer momento deseas que sea feliz y que encuentre en Rionna lo que tanto necesita: una mujer que lo ame hasta el punto de entregar su vida por él, una mujer a la que querrás que corresponda porque los dos se lo merecen, porque los dos se necesitan.

Rionna me ha hechizado por completo. Su personalidad tan franca y honesta consigo misma, sincera hasta en reconocer sus defectos al instante, me ha cautivado. Me gusta mucho que las protagonistas, a pesar de ser fuertes de carácter, sean femeninas en todos los aspectos, valientes como la muchacha, pero sin excederse, pues Rionna no es un highlander, pero no por ello es débil, todo lo contrario, es mejor que muchos guerreros. Aunque se vista con pantalones, es una mujer en toda regla, deseosa de amar y ser amada, de que su caballero andante grite al mundo entero que la ama, no con palabras, pero que no esconda lo que siente por ella.

Hay autoras que crean mujeres demasiado “poco mujer”, es decir, que parecen hombres con faldas. Me gusta que halla esa diferencia entre el hombre y la mujer, que cada uno tenga su lugar tanto en el ambiente como en la propia pareja, que luchen el uno por el otro y que luego no puedan vivir el uno sin el otro.

La novela de Rionna y Caelen es la historia de un amor profundo, intenso, febril, que te saca los colores en más de una ocasión, que te emociona en otras y que te hace desear vivir la propia trama como el/la protagonista.

Es un libro que posee todo lo necesario para ser recomendado y leído más de una vez. ¿Quién no quisiera ser Rionna con un hombre como Caelen a su lado, uno de los hombres más ardientes que con solo una mirada, o un simple gesto, ya te hace suspirar de anticipación a lo que está por llegar?

3 pensamientos en “Nunca te enamores de tu enemigo, de MAYA BANKS

  1. Pingback: Reseña: Nunca te enamores de tu enemigo | El códice de Sofía

  2. Me alegra saber que te ha gustado la trilogía!!! A mi también me encanto, la autora me encanta tiene un pluma muy variada como te escribe novelas románticas como novelas eróticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s