Sombra y estrella, de LAURA KINSALE

sombra y estrella

Un libro que me ha tocado la fibra es, sin duda, el best seller Sombra y estrella. Fue el primero de esta autora que me recomendaron, de los primeros de novela romántica que me he leído, de los escasos que he repetido y de los poquísimos que puedo decir “es diferente”.

Fue finalista en 1991 en el Golden Choice, premio al mejor romance de la Asociación de Autores de Novela Romántica de Estados Unidos. Fue finalista en 1992 en el RITA, premio al mejor romance histórico. Y en 1997 fue elegido libro favorito para los lectores estadounidenses.

Londres de 1887. Nos encontramos en los festejos del jubileo de la reina Victoria. Delegaciones de todo el mundo acuden a la capital británica para formar parte de tales fiestas y, acompañando a los diplomáticos de las islas Hawai, nos topamos con Samuel Gerard, un hombre muy culto, extremadamente educado, callado y reservado, rico, atractivo hasta quitar el sentido y oscuro, muy oscuro…

A la edad de ocho años, y tras continuos maltratos físicos y psicológicos que lo marcan de por vida, Samuel es acogido por los marqueses de Ashland en Hawai, una familia que lo ha adorado y tratado como si fuera su propio hijo. Aunque la horrible y desagradable infancia que recibió le hace incapaz de creerse merecedor del cariño y del amor. Es por esa familia que conoce a un hombre muy singular, Dojun, el mayordomo japonés de los marqueses, un guerrero enfurecido con su vida que le enseña las artes marciales desde un punto de vista vengativo y duro, muy duro.

Gerard posee una férrea disciplina en sí mismo y un autocontrol que se desbaratan en cuanto entra en su vida la señorita Leda Étoile. Leda es huérfana desde los tres años y ha vivido hasta hace poco bajo la protección de la señorita Myrtle, una anciana aristócrata que la instruye en la más clásica y cerrada educación, la más convencional de la época. Sin embargo, cuando la señorita Myrtle fallece, Leda busca un trabajo y un apartamento donde poder vivir independiente y conseguir labrarse un futuro. Y, a pesar de no contar con el dinero suficiente para pasar el mes, sueña con un vestido elegante, con sus manos limpias y pulcras y sombreros de plumas.

Desde el principio en que se conocen los protagonistas ya se convierte en una historia diferente, pues una noche Leda está en su casa, en uno de los peores barrios de Londres, en camisón y cepillándose los cabellos cuando descubre una sombra en el techo abuhardillado de su apartamento. Y no es más ni menos que Samuel escondido. Como ella se asusta, Gerard salta del oscuro rincón para hablar con ella y tratar de calmarla, pero se rompe la pierna. Es entonces cuando él la contrata como ayudante personal y la señorita Étoile se va a vivir con la familia Ashland.

Apenas se dirigen la palabra, se comunican muy poco pero se comprenden a la perfección, son el compañero ideal del otro, con la excepción de que no es un descubrimiento en sí el hecho del amor, como en el resto de novelas románticas. Y, desde el principio, establecen un vínculo inquebrantable entre ambos, se protegen mutuamente, se ayudan sin explicaciones, y comienzan así a descubrirse a sí mismos.

Él no puede controlarse cuando se trata de ella, como nunca ha estado con ninguna mujer (esto ya de por sí hace única a la novela, pues estamos acostumbrados a toparnos con libertinos que cuentan con un sinfín de amantes), solo sabe lo que le ha contado Dojun, y no es un hombre del todo sincero con él.

Una noche, Gerard decide aventurarse y se queda prendado de Leda, de sus besos y de su cuerpo que le hace temblar a Samuel. Y todo se complica… Son obligados a casarse con el fin de que la reputación de la señorita Étoile no caiga en desgracia. Y se desatan los problemas, los enredos y las “cosas inexplicables”…

Es una novela fresca, distinta pues, además del romance en sí, cada dos capítulos hay un capítulo flashback sobre la vida de Gerard, así el lector comprende la personalidad y la actuación del protagonista desde niño, es un planteamiento muy difícil que Laura Kinsale ha sabido describir y contarnos de la manera más enigmática, pues te engancha de una manera brutal, y fácil, pues entras en la mente de ese niño, aunque no es hasta el final que comprendes todo.

Laura Kinsale es una autora en mayúsculas. Sombra y estrella es un viaje dentro de otro viaje, es su mejor novela. Londres y Hawai son los verdaderos protagonistas del libro. Y la historia entre Leda y Samuel es impresionante, precisamente porque no es típica, porque no se enamoran a primera vista, porque no saben lo que es amar ni se creen merecedores de sentirlo, y por tanto no lo dicen ni cuando están seguros de querer de forma incondicional al otro. Es una historia donde al amor le sobran las palabras, es por eso que me ha impactado y me ha desbordado.

Leda posee una fortaleza y Samuel una voluntad que hace que los admires y, por tanto, se convierten en una de las mejores parejas del romance histórico.

Laura Kinsale se merece sin duda todos sus best sellers y los reconocimientos que continúa recibiendo desde que publicó su primera obra. Desde aquí le doy mi sencilla enhorabuena, autoras así no hay que dejarlas escapar.

Anuncios

Un pensamiento en “Sombra y estrella, de LAURA KINSALE

  1. Pingback: Reseña: Sombra y estrella | El códice de Sofía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s