Sucedió en otoño, de LISA KLEYPAS

Una atrevida americana se cruza en el camino de un arrogante aristócrata inglés…

Ya solo con esta frase, Lisa Kleypas me ha conquistado… Es mi libro favorito de la autora, que pertenece a una saga del género romántico histórico que jamás pasará de moda y que en cualquier momento, época o espacio es apta para releer y divertirse con los romances y las situaciones tan cómicas que nos ofrece Kleypas.

Cuatro jóvenes damas se introducen en la sociedad londinense con un objetivo prioritario: utilizar todos los ardides y artimañas femeninos a su alcance para encontrar un marido. Annabelle, Lillian, Daisy y Evangeline. Se sentaban en las sillas que había detrás de la pista de baile, calladas y aburridas por ser invisibles, ya fuera por su origen americano, por no contar con dote, o demás causas que la flor y nata inglesa considera un error garrafal en una dama. Una noche, en una de las fiestas de la temporada social de Londres, se dirigieron un par de frases y se dieron cuenta de que tenían varias cosas en común. Se convirtieron en amigas y decidieron formar un equipo: las Wallflowers (las Florero).

sucedió en otoño

Sucedió en otoño, la segunda novela de la saga, nos relata la historia de amor de Lillian Bowman, una americana inmensamente rica, extrovertida, franca, con hábitos y gustos a los que no están acostumbrados los refinados londinenses, sarcástica, terca y muy atractiva. Inteligente, irrespetuosa e impulsiva, enseguida se percata de que su carácter y sus costumbres no son bien recibidas, pero eso no la frena, pues es la frescura y naturalidad personificada que necesita esa aristocracia tan refinada y prepotente.

El que más la desaprueba, el que más la critica, el que más echa un pulso con la joven no es otro que Marcus, lord Westcliff, un insufrible, arrogante y tachado de virtudes aristócrata, el soltero más codiciado de la ciudad. Es muy atractivo, de cabello abundante y oscuro, ojos color café y, aunque serio y correcto, posee una sonrisa perfecta, roba suspiros tanto a madres como a jóvenes. Todas lo quieren como marido o yerno de sus hijas.

Marcus y Lillian se odian, se retan, se miden sin cesar. Ella es todo lo que él no soporta en una mujer. Él es todo lo que ella no aguanta en un hombre. Dos polos opuestos, uno seriedad y pulcritud, otro atrevimiento y desvergüenza, que curiosamente se atraen como abejas a la miel.

En Stony Cross Park, una de las propiedades de lord Westcliff, en Hampshire, se va a celebrar una fiesta campestre. Livia, la hermana de Marcus, será la anfitriona y un gran pilar en la trama, sutil, pero un pilar al fin y al cabo. Será los ojos que contemplarán a la pareja, los oídos que escucharán sus quejas y la verdadera conciencia de ambos, todo ello en la sombra pero a la vez en la luz.

Es una historia que lo tiene todo para optar por un hueco de honor en vuestra biblioteca. Los personajes no pueden ser más dispares, os sacarán risas en cualquiera de las situaciones donde Lillian mete a Marcus, o donde Lillian se mete a sí misma, o a cualquiera de sus amigas Floreros. Ambos sufren, aman y odian. Ella es encantadora y muy inteligente. Consigue, sin quererlo, atrapar a lord Wescliff. Un día, las Florero deciden probar un perfume que, según el comerciante, es mágico y atrae al hombre que deseen. Sin embargo, para sorpresa de las cuatro amigas, solo funciona en el caso de Lillian y nada menos que con Marcus. En un jardín de la propiedad, él absorbe el aroma de la joven americana y, sin remediarlo y volviéndose loco, la estrecha entre sus brazos. Ambos se derriten por la pasión que experimentan, se quedan aturdidos, confusos. El tiempo se detiene y casi son cazados en una situación escandalosa que podría terminar en una horrible boda. No obstante, deciden obviar lo ocurrido.

Pero la trama se enreda, las emociones vuelan y los corazones se disparan, pues, en el amor, nada se puede detener ni planear. Marcus era un hombre que controlaba todo tipo de sentimiento, y con Lillian lo que él creía se ve pisoteado por la exquisita atracción que siente hacia la señorita Bowman. Y así se persiguen mutua y peligrosamente.

El problema surge cuando la razón impera a cualquier fantasía o deseo… ¿Será capaz Marcus de tomar como prometida a una mujer tan inapropiada? ¿Será capaz Lillian de aceptar un compromiso con el arrogante y mandón lord Wescliff?

Es un romance muy dulce y encantador. No es muy largo, se lee rápido y el lector se verá arrollado por una historia muy divertida, fresca y cargada de una sensualidad que le hará sonreír, disfrutar y suspirar al terminar.

Marcus es un hombre que sorprende, enamora y que cualquier mujer desearía codiciar. Es uno de los personajes masculinos que más me ha cautivado en la novela romántica histórica. Y Lillian es fantástica, tanto como dama, como amiga o como futura esposa. Ambos poseen una personalidad de hierro, un carácter único y especial que desde el principio os creará simpatía y cariño, no ceden ante nada hasta que se dejan llevar por sus sensaciones. Y ahí es cuando todo se rompe y cuando descubrimos a las verdaderas personas que esconden lord Wescliff y la señorita Bowman.

Situaciones enrevesadas, sarcasmo por doquier, momentos tiernos, amistad pura, sinceridad absoluta, besos y caricias apasionados, frescura, personajes de insolencia arrebatadora y profunda belleza… ¿Os resistís a algo así?

Anuncios

Un pensamiento en “Sucedió en otoño, de LISA KLEYPAS

  1. Pingback: Reseña: Sucedió en otoño | El códice de Sofía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s