Una rosa en invierno, de KATHLEEN WOODIWISS

una rosa en invierno

Un día, hace algunos años ya, estaba en una librería cuando vi una obra enorme en la sección romántica, escondida bajo una pila de libros más pequeños, con una rosa roja en la portada y el nombre en gris de la autora. Para mí, cuanto más grande es un libro, más emoción me crea por la cantidad de páginas que me esperan para soñar.

El argumento en la contraportada me impactó y también el hecho de que, según estaba escrito en la solapa, se cumplía el veinticinco aniversario de la primera edición y, puesto que la autora, por desgracia, había fallecido, habían decidido publicar la versión íntegra de la obra porque gracias a ella, a Kathleen Woodiwiss, nació la novela romántica histórica que conocemos en la actualidad.

Y la compré. Fue mi primer libro romántico en mi estantería. Y no me defraudó, es más, me enamoré perdidamente de este tipo de literatura. Gracias a esta obra escribí mi primera novela, El misterio del cálamo, y qué elección para comenzar la sección de Reseñas de El códice de Sofía que mi libro favorito: Una rosa en invierno.

Erienne Fleming, nuestra protagonista, es una joven conformista con la vida que le ha tocado y la vive de la mejor forma que puede: sin soñar con algo mejor. Cuida de su hermano que tiene un brazo inválido por haber defendido el honor de su padre, el alcalde, Avery Fleming, debido a la pérdida de dinero por juegos de azar, o mejor dicho, porque el contrincante era Christopher Seton, y según parece hizo trampas obligando a Avery a perder la apuesta. Además, la muchacha es ama de casa de día y de noche, dentro y fuera. No gozan de mucho dinero y es ella quien tiene que hacerlo todo. Y debido a esto, su padre decide buscarla esposo para pagar la deuda que quedó pendiente con el señor Seton.

Los posibles cónyuges son viejos verdes, feos y decrépitos, que ven en la bella Erienne una pieza única para servirles dentro y fuera de la cama, sobre todo dentro, hasta que sus poco lustrosas vidas se apaguen.

Sin embargo, la joven conoce a Christopher Seton, un libertino, seguro de sí mismo, atractivo, de cuerpo y fachada que le hace temblar, moreno, de ojos verdes, todo un hombre del que puede enamorarse y vivir lo que realmente quiere: un final feliz. Pero enseguida descubre que el señor Seton es el bribón que dejó inválido a su hermano.

Es aquí donde empieza una batalla entre ambos. Él se queda prendado de la belleza de Erienne e impactado de su fuerte carácter, que la joven solo trasluce cuando se topa con él.

A pesar de no vivir una vida plena, la joven defiende a su familia, la quiere, o por lo menos a su hermano, pues es el único que parece corresponder su cariño.

No obstante, los días van pasando y ambos jóvenes se encuentran muy a menudo, pues Christopher la persigue y la defiende, incluso la salva de uno de esos viejos decrépitos. Y se encapricha tanto de ella hasta el punto de querer cortejarla. Pero esta idea, aunque a nuestra protagonista le apasione, es impensable.

Es entonces cuando su padre convoca una subasta por la mano de Erienne, prohibiendo a Christopher participar. Ella, humillada y con la esperanza de que el señor Seton la rescate en el último momento, es entregada al misterioso y temible Stuart, lord de Saxton Hall, un hombre lleno de cicatrices y quemaduras por todo el cuerpo, cubierto por un yelmo de cuero, vestido íntegramente de negro, que arrastra una pierna debido a una cojera y que carga a sus espaldas una horrible tragedia familiar. Le llaman monstruo, fantasma, bestia.

Sin embargo, a medida que transcurre la vida de casada de la joven, Stuart resulta ser un caballero que la respeta, que la consiente, que la protege y que jura amarla y esperarla a que ella decida por su propia voluntad acercarse a él.

Pero cuando Erienne se halla sola sin su esposo presente, ya sea en Londres, en el pueblo, o en su propia casa, siempre aparece Christopher Seton para desequilibrarla, para tentarla, hasta el punto de sentirse en una encrucijada: el honorable Stuart, que es su esposo y que ella debe respetarlo por el matrimonio y por lo bien que la trata, o el pícaro Christopher, que la persigue, que no cesa en su intento de conseguirla, que también la protege, que la hace reír, que no deja de repetirla que es suya y que aprovecha cualquier momento para acariciarla o intentar besarla.

Y, mientras tanto, un jinete nocturno que impone su justicia, asesinatos y conspiraciones se desarrollan con una historia de fondo que marca el libro: lo ocurrido a la familia de Stuart años atrás, el porqué del horrible aspecto del conde, la razón por la cual Saxton Hall ha estado cerrado durante años, la causa por la que llaman a Stuart “el fantasma”.

Intrigas, un intenso romance, mentiras, verdades ocultas, sentimientos encontrados, mucha acción y, sobre todo, la incertidumbre de lo que se esconde debajo de la máscara, son los condimentos perfectos que debe tener todo libro para leer, para soñar. Una rosa en invierno es la obra perfecta de novela romántica. La primera vez que lo leí estuve horas sin dormir hasta que llegué al final, no podía detenerme porque tienes una duda y unas ganas de seguir pasando las páginas, de encariñarte con la historia hasta el punto de enfadarte con “los malos”, de chasquear la lengua cuando alguno de ellos consigue escapar, sonreír como una bobalicona cuando Christopher persigue sin descanso a Erienne, estar expectante con el corazón en un puño cuando Stuart se quita los guantes para abrochar el vestido de la muchacha y de paso aprovecha para acariciarla, de removerte en el sofá mientras lees porque te sientes identificada con la joven.

Es una obra inolvidable, apasionante y que consigue crearse un hueco en tu mente y en tu corazón. Es una novela que volveré a leer por enésima vez, que recomiendo a todo el mundo y que guardaré como oro en paño durante el resto de mi vida.

Sencillamente preciosa…

Anuncios

Un pensamiento en “Una rosa en invierno, de KATHLEEN WOODIWISS

  1. Pingback: Nueva reseña | El códice de Sofía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s